El regalo del placer

18.09.2012 09:46

"El último paso es silenciar las voces en tu cabeza que ocasionan que el placer te resulte doloroso.  Una de esas voces es la del temor: te dice que cuando disfrutas de la vida no haces lo que deberías. Tu negocio se irá al caño. Tus clientes tendrrán problemas.  Tu familia se desintegrará.  Respónde lo siguiente a esa voz: "Disfrutar de la vida es una cosa, y permitir que mi vida se vaya al caño por privarme de disfrutar de ella.  No voy a permitir que cuidar de mis negocios me sirva como excusa para no tener placer en mi vida.  Quizá en determinados aspectos tengas que afrontar el impacto que ejerza el temor sobre tu  capacidad para divertirte.  En el instante que comprendas que tu temor ha comenzado a interferir con  tu diversión, pregúntate: ¿Qué hay de malo en esto? Antes sólo podías divertirte cuanto te garantizaban por escrito que no descuidarías nada en ningún aspecto.  Lo que vas a hacer de ahora en adelante es divertirte siempre, a menos que exista algún motivo poderoso y específico para lo contrario".  Mira Kirshenbaum

http://www.facebook.com/relaciones.relaciones/friends?ft_ref=mni